Silvia Lazarte, presidenta de la Asamblea Constituyente de Bolivia


“Soy una mujer indígena, de pollera, campesina, neta, originaria”

29 de octubre del 2006

Una mujer quechua de 42 años es hoy la máxima autoridad de la Asamblea Constituyente de Bolivia, que vive un proceso histórico y fundacional, no sólo por el protagonismo de los movimientos sociales que luchan por recuperar el sentido de país, sino también por la fuerte presencia femenina en la construcción de un nuevo Estado pluricultural.

En las dos primeras jornadas del “Primer Encuentro de Pueblos y Estados por la Liberación de la Patria Grande” la ovación más grande fue para la presidenta de la Asamblea Constituyente, Silvia Lazarte. En la noche del viernes, explicó como llegó a esa función neurálgica en el escenario político boliviano, gracias a su trabajo en las organizaciones campesinas de mujeres en el departamento (provincia) de Cochabamba. Y reivindicó el derecho de los pueblos originarios a gobernar el país: “Hemos abandonado nuestros trabajos y nuestras familias en busca de crear la patria nueva”, dijo.

Luego de los gobiernos neoliberales que azotaron Bolivia y de la sangre de pueblo derramada para parir un nuevo país, el reclamo mayoritario fue por la refundación de Bolivia. Ese instrumento -demanda central de los movimientos sociales-, para recuperar la soberanía y la dignidad y dar paso a un nuevo tiempo, es la Asamblea Constituyente, que en el lapso de un año sentará las bases de la nueva Constitución Política de la República.

Los 255 constituyentes deberán tomar en cuenta las visiones y propuestas de cientos de organizaciones y actores de la vida política de Bolivia, las cuales fueron entregadas a la Asamblea por la Representación Presidencial de este órgano. Las propuestas fueron sistematizadas y agrupadas en cuatro ejes: Imaginario constituyente: principios y valores constitucionales, derechos y garantías; Estado, sistema de gobierno y reformas políticas; Organización territorial y autonomías; y Modelo de desarrollo, regímenes de los recursos naturales, sociales y económicos.

En las próximas semanas, la Asamblea Constituyente definirá el reglamento de funcionamiento de la misma, como por ejemplo, si se decidirá por mayoría simple o por los dos tercios la aprobación de cada propuesta. Está casi definido que se trabajará en 22 comisiones de trabajo.

-En el país, se debate mucho la cuestión de las autonomías y parece uno de los temas más complejos a resolver. ¿La propuesta del Movimiento Al Socialismo (MAS) es hacer un nuevo mapa de Bolivia?

-La política del MAS es discutir dentro de la Asamblea Constituyente. El MAS dice que tiene que haber una Comisión de Autonomías para decidir que clase de autonomías queremos como Bolivia y para Bolivia. Tiene que haber una sola autonomía para Bolivia.

-¿Cuál será el rol de los movimientos sociales y cómo considera que se plasmará para el objetivo máximo que es refundar Bolivia?

-Ha sido claro el sector social de la sociedad civil en pedir un cambio. Por esa razón nuestros mandantes nos han mandado a hacer la nueva Constitución Política de la República. Y esos constituyentes tiene que cumplir ese compromiso de su mandato que es hacer un cambio verdadero para Bolivia. Y tienen todo el derecho del mundo, como han votado ese cambio, de hacer el control social sobre los constituyentes.

-La constituyente también se ha planteado reformar el sistema de justicia.

-Mire la justicia era muy grave en Bolivia, así también debe ser en otros países. La gente pobre no tenía justicia, la gente rica si. Tenemos que buscar una sola, verdadera y equitativa justicia para el pueblo boliviano, y no como lo han manejado antes. La participación de las comunidades indígenas en este tema será tema de debate en la comisión.

-¿Qué significa para el país que una mujer y originaria sea la máxima autoridad de la Asamblea Constituyente?

Mira, es una historia muy larga y requiere tiempo para hablar. Hace más de 180 años (en 1825 el mariscal José Antonio Sucre convocaba a una Asamblea Constituyente y así nacía la República de Bolivia) se elaboró una constitución Política del Estado en la que no participamos ni hombres ni mujeres de los pueblos originarios indígenas. Las mujeres peor todavía, totalmente marginadas. Sólo los hombres y los profesionales participaron. Por esa razón han luchado muchas mujeres de nuestros antepasados: como Bartolina Sisa, la Miquela Bastida, la Juana Azurduy de Padilla, Curusa Yavi, las mujeres de la Conoriña, las mujeres mineras, y seguimos luchando las mujeres ¿Por qué? Porque las mujeres tenemos una familia, tenemos nuestros hijos y sufrimos junto a ellos y nuestras casas. Más que el hombre sufrimos, más que el hombre cumplimos el trabajo laboral. Por eso los hermanos constituyentes, los dirigentes de los distritos, los movimientos sociales, eligieron a la Silvia Lazarte, una mujer indígena, de pollera, campesina, neta, originaria, para que presida la Asamblea Constituyente. Evidentemente tengo a 255 constituyentes (de los cuales 88 son mujeres) a la cabeza de mi persona y lo estoy haciendo.

-¿Qué siente cuando ve todo el camino transcurrido, desde su infancia de lucha en Cochabamba, hasta llegar a la presidencia de la Asamblea Constituyente?

-Mira, yo te digo con orgullo que no soy profesional, pero sí tengo mucho conocimiento en el ámbito de la organización sindical, gracias a mi federación, a mi organización del Trópico de Cochabamba, que desde muy pequeña he pensado y asumido el rol de los dirigentes, de mi propio padre, como hija mayor. Me he capacitado en las zonas del Trópico de Cochabamba, trabajando con la (hoja de) coca, ahí me he fortalecido y capacitado. Ahí fue muy escuela, mi colegio, mi universidad. Poca instrucción (institucional) he tenido, aunque gracias al apoyo de mis padres, por lo menos, se leer y escribir.

Tengo el apoyo de las organizaciones y de los constituyentes. Aunque hay personas que no quieren el desarrollo de la Constituyente; que trabajan para dañar la imagen, para perjudicar, para hacer fracasar la Asamblea. Pero gracias a Dios hay conciencia en Bolivia y la vamos a hacer.

-¿Qué le pareció este Encuentro de Pueblos y Estados por la Liberación de la Patria Grande?

-Este encuentro da fortaleza a Bolivia y a los hermanos que han llegado a esta capital, por lo tanto, es un logro. Quizá algunos hermanos bolivianos todavía pensaban que no existían las organizaciones sociales.

tags:

categoría: américa latina